El presidente firma con los agentes sociales una ayuda de 426 euros a desempleados de larga duración, sin ingresos y con cargas familiares

15/12/14

  •  El presidente firma con los agentes sociales una ayuda de 426 euros a desempleados de larga duración, sin ingresos y con cargas familares

 

«La crisis forma parte del pasado, pero no sus secuelas. La recuperación no será completa hasta que no llegue al bolsillo de los ciudadanos». Así se ha expresado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su discurso tras la firma junto a los agentes socialesde una ayuda económica de 426 euros mensuales para parados de larga duración sin ingresos, que hayan agotado todas las prestaciones y que tengan cargas familiares.

 

En un acto celebrado en el Palacio de la Moncloa, el presidente,Mariano Rajoy, y la ministra de Empleo, Fátima Báñez, han firmado con los líderes de UGT, CC.OO., CEOE y Cepyme, Cándido Méndez, Ignacio Fernández Toxo, Juan Rosell y Antonio Garamendi respectivamente, el acuerdo sobre este nuevo subsidio, uno de los compromisos más sociales del Ejecutivo popular en esta legislatura.

 

Tras la firma del acuerdo, Toxo y el secretario general de UGT, Cándido Méndez, han valorado el pacto pero han pedido más, como por ejemplo la subida del salario mínimo interprofesional. «Después de dos años de sequía es de agradecer la lluvia», ha dicho Fernández Toxo quien, no obstante, ha solicitado una renta mínima que garantice la supervivencia de miles de personas que no encuentran empleo. También ha exigido que el acuerdo de la negociación colectiva contemple un renovado papel de los salarios.

 

Por su parte, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha valorado el acuerdo y lo ha enmarcado en la situación de emergencia que vive España, si bien ha abogado por hacer más y mejor. El presidente deCepyme, Antonio Garamendi, ha pedido que el acuerdo no se interprete como una renta de supervivencia, sino como un acicate para recuperar la ilusión.

 

El Ejecutivo popular y los agentes llevan negociando desde el pasado mes de julio esta ayuda, que forma parte de un plan más amplio de impulso a la empleabilidad del colectivo de ciudadanos que llevan más de un año desempleados. Hace once días las partes se reunieron para dejar el acuerdo prácticamente cerrado. En esa negociación, el Gobierno, que barajaba una horquilla de entre 399 y 450 euros, cifró finalmente la prestación en 426 euros, equivalentes al 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), índice de referencia para la concesión de ayudas, becas, subvenciones y el subsidio de paro.

 

España crecerá por encima del 2%

En su discurso, Rajoy ha mantenido el tono optimista de los últimos días y, si el ministro de Economía, Luis de Guindos, manifestaba horas antes que las previsiones oficiales de crecimiento del 2% en 2015 son hoy por hoy «moderadas», el presidente del Gobierno señaló que «no es lo mismo que la economía se contraiga o que crezca por encima del 2% el próximo año».

«No es lo mismo que se destruya empleo a que el desempleo se haya reducido en más de 500.000 personas en un año, o la sangría de afiliados a la Seguridad Social a que, con el último dato disponible, ésta haya crecido en 400.000 personas en doce meses», ha apostillado.

Por ello, Rajoy ha asegurado que el Gobierno ha sido partidario de hacer un «esfuerzo adicional» y que lo quería hacer conjuntamente con los agentes sociales al firmar este acuerdo en beneficio de los más necesitados.

 

La ayuda, que se empezará a conceder a partir del próximo 15 de enero y tendrá una vigencia de 15 meses, hasta el 15 de abril de 2016, solo se percibirá durante seis meses. Tres meses antes de que finalice, es decir, en enero de 2016, el Gobierno evaluará su impacto y una posible prórroga. Además, su percepción será compatible con un trabajo por cuenta ajena, y por tanto esos 426 euros se descontarán del salario por ese empleo.

 

De esta forma, el subsidio, que supondrá un coste de entre 1.000 y 1.200 millones de euros, estará cofinanciado por las empresas y el servicio público de empleo. Además, quienes accedan a este programa deberán adquirir un compromiso de actividad, esto es, tendrán que acreditar la búsqueda activa de trabajo. Y es que el Gobierno quiere ser muy estricto en la concesión y la percepción de la ayuda, pues su objetivo último es la reinserción del beneficiario en el mercado laboral.

 

Para ello, el servicio público de empleo dispone de un plazo de un mes para elaborar un itinerario individualizado para cada uno de los beneficiarios. Los parados dispondrán además de un tutor personal que les hará llegar las posibles ofertas de empleo que surjan y que también orientará al desempleado en su formación, en ambos casos adaptándose al perfil profesional del demandante.

 

Radiografía del paro

Con esta nueva prestación económica, que nace respaldada por todas las comunidades autónomas, que estarán implicadas en su desarrollo, la tasa de cobertura frente al desempleo, que desde 2010 se ha reducido en 20 puntos porcentuales, se elevará previsiblemente entre siete y ocho puntos, del 57,31% actual al 65% a mediados de 2015.

 

De los más de 5,4 millones de parados que había en España al cierre del tercer trimestre de este año, como registra la Encuesta de Población Activa (EPA), unos 3,3 millones, es decir, dos terceras partes de total, son desempleados de larga duración. Muchos de ellos, en concreto 2,2 millones, según recuerdan los sindicatos, llevan más de dos años en paro. Y no pocos, según el Ejecutivo, acumulan más de tres y cuatro ejercicios en esa situación de desempleo.

 

Fuente: ABC 

© Partido Popular Huéscar                                                                         Email: partidopopularhuescar@gmail.com

El uso de este sitio implica la aceptación del aviso legal, la política de privacidad y la política de cookies del Partido Popular